noviembre 12, 2018 dobuss

Adelgazar suele ser un motivo de alegría para la mayoría de las personas. Tanto, que puede que no lleguemos a pensar que esa pérdida de peso tiene consecuencias para nuestra salud, siempre que no se haga correctamente. En concreto, la salud dental es sensible a verse afectada por los cambios en la alimentación.

Los productos ingeridos y la frecuencia con la que se ingieren son solo algunas de las cuestiones que tendrán un efecto en el estado de la boca y de los dientes. Concretamente, muchas de las dietas seguidas para adelgazar rápido pueden ser muy perjudiciales para nuestro bienestar oral.

Riesgos de las dietas milagro

Las dietas bajas en grasas pueden tener como efecto un desgaste de los dientes debido a que el cuerpo recibe un menor aporte de vitaminas, especialmente de vitamina D, fundamental para la absorción de calcio. Si los dientes no tienen el aporte de calcio necesario, comenzarán a sufrir un desgaste notable.

Algo similar ocurre con las dietas bajas en carbohidratos. El cuerpo quema grasas para conseguir energía, liberando en el proceso unos químicos llamados cetona que tendrán un efecto directo sobre el aliento y también sobre el estado de los dientes.

Una dieta pobre en calorías disminuirá la proporción de vitaminas en el organismo, lo que a la larga también hará que los dientes, las encías o incluso la mandíbula se vean perjudicados, ya que necesitan de estas vitaminas para mantenerse fuertes y sanos.

Perder peso cuidando la salud oral

La mejor forma de cuidar la salud oral y perder peso en el proceso es seguir una dieta equilibrada, tomando alimentos de todos los grupos, en su justa medida. Los cereales, las frutas, las hortalizas, las proteínas y los lácteos son fundamentales para mantener una dentición sana. Además, es imprescindible tomar mucha agua para estar correctamente hidratado y practicar ejercicio para que la pérdida de peso sea más efectiva. Ante cualquier duda, siempre es mejor consultar a un dentista de confianza.